La historia de Ana Frank

La infancia de Ana El 12 de junio de 1929 nace Ana Frank en Fráncfort del Meno. Margot, su hermana mayor, es tres años mayor que ella. En Alemania, las cosas no van bien: mucha gente está en paro y es pobre.

Historia de Ana Frank

Durante esta época, el partido de Adolf Hitler gana cada vez más adeptos. Hitler desprecia a los judíos y los considera responsables de todos los males de Alemania. Se aprovecha del antisemitismo generalizado en Alemania. Los padres de Ana, Otto y Edith Frank, deciden trasladarse a Ámsterdam debido al antisemitismo y a la mala situación económica. Otto establece allí un negocio de venta de pectina, un gelificante para mermeladas.

Historia de Anna Frank
Historia de Anna Frank. Foto por @rinaldiolga a través de Twenty20.

Los Países Bajos son invadidos por la Alemania nazi.

En los Países Bajos, Ana se siente inmediatamente a gusto. Aprende el idioma, hace amigos y se matricula en una escuela holandesa cercana. Su padre se esfuerza por tener éxito en su negocio, pero no es fácil ganarse la vida. Otto intenta sin éxito crear un negocio en el Reino Unido. Finalmente encuentra una solución vendiendo hierbas, especias y pectina.

La Alemania nazi invade Polonia el 1 de septiembre de 1939, cuando Ana tiene diez años. Comienza oficialmente la Segunda Guerra Mundial. Los nazis invaden los Países Bajos poco después, el 10 de mayo de 1940. El ejército holandés se rinde cinco días después. Las tropas de ocupación promulgan gradualmente más y más leyes y reglamentos que hacen la vida de los judíos cada vez más difícil. Ya no se les permite visitar parques, cines o tiendas, entre otras cosas. Como consecuencia de estas normas, a Ana se le permite visitar cada vez menos lugares. Como a los judíos ya no se les permite tener negocios, la empresa de su padre cierra. Ana, como todos los niños judíos, debe asistir a escuelas judías separadas.

Ana se ve obligada a refugiarse en la casa de atrás.

Como consecuencia, los nazis van siempre un paso más allá. Los judíos son obligados a llevar una estrella amarilla en la ropa, y se rumorea que todos serán obligados a abandonar los Países Bajos. Los padres de Margot se muestran escépticos cuando ella recibe una citación para presentarse a trabajar en la Alemania nazi el 5 de julio de 1942. No creen que sea para trabajar, así que deciden esconderse al día siguiente. Para evitar la persecución, la familia huye a la clandestinidad. A partir de la primavera de 1942, el padre de Ana establece un refugio oculto en el edificio trasero de su empresa en Prinsengracht 263.

Sus anteriores compañeros de trabajo le ayudan. Cuatro personas más entran en el escondite poco después. Es claustrofóbico, Ana tiene que estar callada y se aterroriza con frecuencia.

Ana y su diario

A Ana le regalan un diario por su decimotercer cumpleaños, cuando la familia aún no está escondida. Ana escribe lo que ocurre en la casa de atrás, así como sus sentimientos y pensamientos durante sus dos años de clandestinidad. También escribe cuentos, está trabajando en una novela y transcribe pasajes de libros en un libro de frases bonitas. Como resultado, la escritura le ayuda a sobrellevar sus días en la clandestinidad. Cuando el ministro de Cultura del gobierno holandés, que vive exiliado en el Reino Unido, hace un llamamiento al público a través de Radio Oranje para que conserve los diarios y otros materiales de la época de la guerra, a Ana se le ocurre una idea: quiere reconstruir sus diarios sueltos en una novela en curso titulada Het Achterhuis (La casa de atrás).

Se descubre el escondite.

Ana empieza a revisar su diario. Sin embargo, antes de terminar, ella y los demás escondidos son descubiertos por la policía y encarcelados el 4 de agosto de 1944. Los policías también detienen a dos cómplices. A pesar de la detención y el registro, una parte de los archivos de Ana se salva: los dos ayudantes guardan los papeles antes de que los nazis vacíen la casa de atrás.
Ana es enviada a Auschwitz-Birkenau.

Los nazis envían a los prisioneros escondidos al campo de concentración y exterminio de Auschwitz-Birkenau desde el cuartel general del Servicio de Seguridad alemán en Berlín, pasando por una cárcel en Ámsterdam y el campo de tránsito de Westerbork. Ana viaja durante tres días con más de mil personas. Los vagones están abarrotados de pasajeros.

No hay nada que comer ni beber, y el único baño es un diminuto barril. Los médicos nazis determinan quiénes son aptos para realizar rigurosos trabajos forzados al llegar a Auschwitz. Aproximadamente 350 personas del cargamento de Ana son asesinadas en las cámaras de gas poco después. Ana, junto con su hermana y su madre, es transportada a un campo de trabajo para mujeres. Otto es encarcelado en un campo de hombres.

En Bergen-Belsen, Ana muere.

A principios de noviembre de 1944, Ana es llevada en otro cargamento. Es deportada al campo de detención de Bergen-Belsen con su hermana. Sus padres siguen encarcelados en Auschwitz. En Bergen-Belsen la situación es aún peor: no hay mucho que comer, hace mucho frío y Ana, como su hermana, tiene tifus. En febrero de 1945, tanto Margot como Ana sucumben a la enfermedad, la primera primero y la segunda después. Otto, el padre de Ana, es el único superviviente de los que se esconden en la casa de atrás durante toda la guerra. Los soldados del ejército soviético lo liberan de Auschwitz. Descubre que su esposa Edith ha muerto durante su largo viaje de regreso a los Países Bajos. También descubre que Ana y Margot ya no están vivas en Holanda.

El diario de Ana se hace famoso en todo el mundo.

Otto queda inmensamente impresionado por las entradas del diario de Ana que se conservan.
Ana quería ser escritora o periodista, y pensaba publicar los relatos sobre la vida en la casa de atrás, según lo que él lee. Sus amigos convencen a Otto para que publique su diario. Het Achterhuis (La casa de atrás) sale a la venta en Holanda el 25 de junio de 1947, con una tirada de 3.000 ejemplares.

La cosa no acaba ahí: el libro se traduce a más de 70 idiomas y se producen una obra de teatro y una película. La gente de todo el mundo se entera de la experiencia de Ana, y la Casa de Ana Frank se convierte en museo en 1960. Hasta su muerte, en 1980, Otto sigue estrechamente vinculado a la Casa de Ana Frank. Espera que, a través de la lectura del diario, todo el mundo se dé cuenta de los riesgos de la discriminación, el racismo y el antisemitismo.