¿Por qué los mexicanos adoran a la Santa Muerte?

La adoración a un santo, es algo totalmente propio del catolicismo romano, al poder recordar a aquellos mártires que murieron por la causa del cristianismo, atribuyeron de alguna manera al mundo siendo cristianos o realizaron milagros para beneficiar a los demás de una u otra manera. El hecho de recordarlos, va de mano también con pedirles favores, adorarlos con el fin de que su adorador se gane su favor. Esto es algo muy marcado en un santo prohibido dentro de los estatutos del Vaticano, la Santa Muerte. Esta, asociada con el culto a la muerte, y el buen pasaje del mundo terrenal al mundo espectral por parte de un difunto, son las principales razones por la que los mexicanos adoran a esta santa, aunque también hay otras razones.

Las raíces prehispánicas

Desde antes de que México fuera colonizado, los Aztecas y Mayas de la región, tenían un amplio culto a dioses del inframundo, a dioses de la muerte. Esto, en conjunto con los días como Día de los Muertos, son costumbres que han quedado fuertemente arraigadas en la cultura mexicana. Esto al punto de que en algún punto de la historia, México mezcló sus costumbres con el catolicismo recién llegado al país.

Un origen más contemporáneo

El culto de Santa Muerte, tiene un par de siglos en vigencia, aunque estuvo en secreto hasta que en los años 70 empezó a popularizarse luego de que se prohibiera el culto a ella abiertamente, debido a que se tacha de satánico. Se pudiera decir que toda la leyenda popular fue un asunto de “boca en boca”.