Diferencia entre la carcoma y las termitas

Diferencia entre la carcoma y las termitas

Seguramente, habrás escuchado de dos tipos de insectos que se alimentan y dañan nuestras maderas: la carcoma y las termitas, y resulta bastante fácil diferenciar a ambos insectos a pesar de que ambos sean xilófagos (consumidor de madera), comenzando con que las termitas, son insectos sociales, pertenecientes a la familia de los Isópodos, y la carcoma, es un insecto solitario que pertenece a los Coleópteros.

¿Cómo diferenciar la carcoma de las termitas?

Las termitas podemos diferenciarlas físicamente, por tratarse de un insecto de seis patas, una cabeza con antenas y poseen alas (aunque a veces no las tienen) y poseen además, un color blanquecino.

La carcoma, en cambio, es el nombre que se le da especialmente a la larva de este insecto, la cual es la que se alimenta principalmente de la madera donde habita. Las larvas de los escarabajos, poseen un cuerpo arqueado con anillos bien marcados, y se diferencian de las termitas ya que las primeras, no poseen ni patas ni antenas.

Signos de infestación de termitas

Existen cuatro características que pudieran indicar la presencia de termitas en el hogar:

  • Termitas en los alrededores.
  • Podemos ver principalmente en la primavera, la presencia de enjambres de individuos alados.
  • Deterioro de la madera.
  • Presencia de tubos de barro que se ubican en las paredes o en la vigas.

Signos de infestación por carcoma

  • Serrín cerca de la madera afectada.
  • Orificios en la superficie de la madera (creados por la carcoma adulta).

Con las termitas, estos agujeros siempre están cubiertos de barro, ya que las termitas no pueden recibir luz del sol. En cambio, los agujeros de la carcoma son bastante claros y acompañados de polvillo, ya que es señal de que el escarabajo adulto ha salido de la madera.